En Paraguay intensifican control de caracol gigante africano





La Secretaría del Ambiente (SEAM), el Ministerio de Salud Pública y el Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (Senave) firmaron un acta de compromiso.

Es sobre las acciones que realizarán a modo de intensificar las medidas de control para evitar la proliferación del caracol gigante africano, peligroso para la agricultura y la salud humana. A partir de este encuentro, se definieron los roles de cada institución. La SEAM será la encargada de recepcionar las denuncias de aparición de los caracoles en zonas urbanas a los teléfonos 021 615803/4/6/7. Además facilitará materiales informativos a la población para identificar las diferencias entre el caracol africano y el nativo.

Sumándose a la campaña de monitoreo, el Ministerio de Salud, con la Dirección General de Vigilancia, ya activó una alerta el pasado 17 de diciembre, y se encuentra trabajando de manera coordinada con los servicios sanitarios a fin de prevenir problemas de seguridad alimentaria y de salud. Senave será el ente encargado de recibir las denuncias de presencia de estos moluscos principalmente en los cultivos agrícolas con la coordinación de la Dirección de Protección Vegetal y el departamento de Vigilancia Fitosanitaria, de igual modo seguirá facilitando el apoyo técnico y las debidas recomendaciones para el cauteloso manejo de esta plaga.

Este caracol gigante africano (achatina fulica) considerado una de las plagas más perjudiciales del mundo, ya fue localizado en diferentes puntos del país como Itá Enramada, Laurelty, Alto Paraná, Presidente Franco, Misiones y Concepción. El caracol gigante africano es un molusco terrestre que contaminado transporta nemátodos o parásitos que se alojan en la baba, provocando graves afecciones en los humanos, como meningitis o enfermedades neurológicas y respiratorias.