¿Como dejar la masturbación y la pornografía?

Recientemente he leído un libro en el que explican de manera muy importante como combatir contra el vicio impuro y lograr la castidad, así como los métodos eficaces para no caer en la impureza.

CAPITULO 18

MODOS MUY IMPORTANTES PARA COMBATIR LA MASTURBACIÓN Y EL VICIO IMPURO


Todos podemos repetir las palabras de san Pablo: "Siento en mí mismo una ley de la carne que lucha continuamente contra el espíritu. La carne tiene deseos y tendencias contrarias al espíritu, y el espíritu siente inclinaciones contrarias a la carne" (Ga 5, 17).

Contra el vicio de la impureza hay que combatir más fuertemente que contra todos los demás porque es el más traicionero y el que nunca deja de hacernos la guerra. A donde quiera que vayamos llevaremos nuestro cuerpo, y éste siempre tendrá inclinaciones pecaminosas que si nos descuidamos nos puede llevar a caer en pecado en el momento menos pensado. En el combate contra la impureza hay que emplear ciertas técnicas que producen muy buenos resultados. Por ejemplo:

ANTES DE LA TENTACIÓN. Hay que ir combatiendo contra las causas que nos inclinan hacía la impureza y evitar el trato con personas que nos puedan ser ocasión de tentación pecaminosa.

Recordemos que en este asunto de la castidad resultan vencedores quienes saben huir a tiempo, porque si nos exponemos a la ocasión se cumplirá siempre aquel aviso que repetían los antiguos maestros espirituales: "En llegando la ocasión, y en agradando, caerás todas las veces". Es inútil acercar un papel a una llama encendida y decir: "No quiero que arda". Por más propósito que tengamos de que no arda, arderá.

Si por obligación tenemos que tratar ciertos ejemplares humanos que nos atraen muy fuertemente, es necesario hacer el sacrificio de mostrarnos fríos y casi indiferentes en el trato, porque a cualquier libertad que le demos a nuestro sentimentalismo, éste irrumpirá como las aguas de una represa cuando se abren las compuertas, arrastrará y se llevará al abismo todos nuestros buenos propósitos de conservar la santa pureza.

Nunca se puede confiar en uno mismo. Aunque llevemos 25 y más años sirviendo a Dios, recordemos que el espíritu de la impureza suele hacer en una hora lo que no había podido en muchos años. Y cuando menos sospechamos nos puede hacer una jugada traicionera y derrotarnos.

Aunque tuviéramos la fuerza de Sansón, el valor de David y la sabiduría de Salomón, nos puede suceder que si nos exponemos a la ocasión caigamos tan miserablemente en pecados impuros como le sucedió a esos famosos personajes. En esto sí que no hay persona que pueda afirmar: "De esta agua no beberé". Y es la alcantarilla más podrida y envenenadora que existe.

¿Y QUÉ HACER CUANDO LLEGUE LA TENTACIÓN?

Lo primero que conviene hacer en estos casos es averiguar de dónde viene la tentación, si del exterior o del interior. Si llega del exterior por medio de los ojos, de los oídos, de las amistades peligrosas, de las ideas desvergonzadas que se propagan entre la gente, o de modas indecorosas. O si en cambio viene del interior: de nuestra imaginación, de los deseos sensuales que nos asaltan, de los malos pensamientos o recuerdos indebidos o de las malas costumbres que hemos adquirido.

Si viene de fuera
es absolutamente necesario poner un freno a los sentidos para ser capaz de dominarlos. "Ojos que no ven, corazón que no siente", dice el refrán. Pero ojos que sí ven, corazón que sí siente y que probablemente consiente también. Hay que hacer el pacto que el santo Job hizo con sus ojos. Él dice: "Nos pusimos de acuerdo en no mirar cuerpos atractivos" (Jb 31, 1).

Las conversaciones impuras causan a veces mayor excitación que un manoseo, y esto resulta un desastre para el alma. Existen ciertos "ejemplares" humanos cuya cercanía nos produce tan grande inclinación hacia el pecado, que si no evitamos su trato y amistad y no nos alejamos a tiempo de su presencia vamos directamente hacia nuestra ruina espiritual. Después lloraremos las caídas, pero ya será demasiado tarde. Tenemos que repetirles valientemente (aunque sea sólo en el pensamiento). "Su amistad es dañosa para mi alma. Su compañía me trae mucho mayor mal que bien".

Si el ataque viene desde dentro, por nuestros malos deseos o pensamientos impuros o malas costumbres adquiridas, es absolutamente necesario hacer algunas pequeñas mortificaciones de vez en cuando. Dejar de comer algo, dejar de beber alguna vez cuando sentimos deseo de hacerlo, etc., porque la mortificación fortifica la voluntad. Y llenar la mente de pensamientos buenos por medio de lecturas piadosas y de recuerdos de hechos edificantes como por ejemplo los que narra la Sagrada Biblia o los que se leen en las Vidas de los Santos o en los libros formativos.

En el cerebro no pueden existir dos ideas al mismo tiempo. Así que si con buenos recuerdos y provechosas lecturas llenamos el cerebro de ideas santas, ellas quitarán el espacio a las ideas pecaminosas y éstas tendrán que irse. Pero si ellas encuentran el cerebro vacío de ideas provechosas, aprovecharán la ocasión para anidar allí y producirán espantosos males al alma y a la personalidad.

En el Evangelio hay una advertencia de Jesús que nunca debemos olvidar o dejar de cumplir. Dice así: "Orad, para no caer en tentación. Porque el espíritu esta pronto pero la carne es débil" (Mt 27, 41) y el Divino Maestro añade un aviso de enorme importancia: "Ciertos espíritus impuros no se alejan sino con la oración" (Mc 9, 29).

El capítulo consta de 7 páginas, es demasiado largo para poder publicarlo aquí, les coloco el enlace del artículo completo

Lo puede ver y/o descargar en el siguiente blog:




Artículo extraído del siguiente libro: El Combate Espiritual del P. Lorenzo Scupoli.


Sobre los efectos dañinos de la pornografía:


[url]http:// [/url]

Sobre si la pornografía y las maturbación es pecado, esto es lo que dice la Iglesia al respecto:

2354 La pornografía consiste en sacar de la intimidad de los protagonistas actos sexuales, reales o simulados, para exhibirlos ante terceras personas de manera deliberada. Ofende la castidad porque desnaturaliza la finalidad del acto sexual. Atenta gravemente a la dignidad de quienes se dedican a ella (actores, comerciantes, público), pues cada uno viene a ser para otro objeto de un placer rudimentario y de una ganancia ilícita. Introduce a unos y a otros en la ilusión de un mundo ficticio. Es una falta grave. Las autoridades civiles deben impedir la producción y la distribución de material pornográfico.

2352 Por masturbación se ha de entender la excitación voluntaria de los órganos genitales a fin de obtener un placer venéreo. "Tanto el Magisterio de la Iglesia, de acuerdo con una tradición constante, como el sentido moral de los fieles, han afirmado sin ninguna duda que la masturbación es un acto intrínseca y gravemente desordenado". "El uso deliberado de la facultad sexual fuera de las relaciones conyugales normales contradice a su finalidad, sea cual fuere el motivo que lo determine". Así, el goce sexual es buscado aquí al margen de "la relación sexual requerida por el orden moral; aquella relación que realiza el sentido íntegro de la mutua entrega y de la procreación humana en el contexto de un amor verdadero"

23 de Agosto del 2013. Dios le bendiga

id: 1c1ee5fe7f56 aed44d07af56 58bcd915 920801721